Mañana millones de niños menores de 3 años comezarán sus clases en las escuela infantiles. Muchos de ellos repiten y otros empiezan, de un modo u otro vuelven a ser unos días duros para niños, padres y educadores.

Los que ya han asistido al centro sólo necesitarán unos días para comprender que los papis de nuevo tienen que trabajar y que de nuevo la guarde ha vuelto. Conocen el lugar, conocen a las profes, a sus compañeros, así que es cuestión de tiempo volver a acostumbrarse a los hábitos y rutinas. Eso si, tenemos que comprender que aunque sean veteranos necesitan un tiempo, igual que nosotros lo necesitamos para poder “centrarnos” en la vuelta al trabajo.

Los nuevos lo tienen más dificil, en casa hay muchos nervios e incertidumbre, y lo dice una mamá que lloró el primer día de clase de su hijo teniéndolo en la clase de al lado, así que sé de lo que hablo y sé cómo se siente uno a la hora de dejar a su niño en la escuela infantil por primera vez. Los niños lo pasan mal pues no saben lo que pasa, y por mucho que intentemos explicarlo será con el día a día cuando consigan entenderlo, y los papas se sienten mal, aparece el sentimiento de culpabilidad y se preguntan si realmente es necesario pasar por eso. Sé que es dificil y que parece que nunca van a dejar de llorar, pero de repente un día lo hacen, y sin darte cuenta entran corriendo a saludar a su profe y se olvidan hasta de decirte adios. Así que paciencia y toda la tranquilidad posible, porque tras unos días malos vereis lo felices y contentos que terminan estando los niños en la guarde. No hay ningún niño que se pase llorando todo el curso, eso lo aseguro.

Tanto en las escuelas infantiles como el primer año de cole, se realiza un periodo de adaptación, el cual considero primordial. Entiendo que a muchos padres les fastidia mucho porque tienen que trabajar y cuesta mucho compatibilizar horarios…pero no es algo que se haga para que las profes vuelvan más tranquilas de las vacaciones (que es lo que a veces se piensa) y de echo os aseguro que para nosotras es peor el periodo de adaptación que comenzar con el horario completo desde el principio (he vivido ambos). Pero simplemente se trata de dar un poco de tiempo a los niños, de ofrecerles la oportunidad de adaptarse poco a poco, sin presiones y sin obligaciones. Y aunque sea algo más largo conseguimos que para los niños sea mucho más fácil.

Mucho ánimo a todos y tras las vacaciones, ¡feliz vuelta a la realidad!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This