“La educación no es una preparación para la vida; la educación es la vida misma” John Dewey

Como imaginareis mi entrada semanal va dedicada, como no, a la huelga general de educación que hoy está teniendo lugar.

Para empezar me gustaría aclarar que las escuelas infantiles también entramos dentro de educación, pues parece que la sociedad tiene muy claro que colegios, institutos y universidades lo están, pero que las “guarderias” sólo guardan a los niños y eso no es así.

La educación se enseña en casa que es donde el niño tiene que aprenderlo, el resto de las instituciones apoyan la labor de los padres y ayudan a enseñar diferentes conceptos y actitudes que servirán para la vida futura, cada una de ellas desde luego acorde a la edad en la que se encuentre el niño en ese momento.

En la escuela infantil cambiamos pañales, limpiamos mocos, jugamos mucho, pero también hacemos una gran labor educativa y me gustaria que esto también fuera valorado.

En el caso de las huelgas de educación que últimamente se han ido secundando me llama mucho la atención que en el colegio son muchos los niños y familias partícipes de la huelga, y sólo unos pocos asisten al centro, normálmente los que no tienen otro sitio donde dejar a los pequeños, en cambio la escuela infantil la tenemos llena, puedan o no puedan los niños quedarse en casa ese día.

No es un día para guardar fiesta, para no trabajar o para estar más tranquilos, es un día para luchar por los derechos de nuestros hijos, para luchar por nuestro Mundo, pues son ellos los que estarán aquí dentro de unos años, no nosotros.

No me inclino por ningun partido político, independientemente de que gobierne uno u otro en cada mometo, pero por lo que si me inclino es por mis derechos, por los de mi marido, por los de mi familia y sobretodo por los de mi hijo.

Nuestros antepasados lucharon mucho por todo lo que tenemos ahora, se dejaron la vida, y ahora parece que sólo nos resignamos a que nos sigan quitando cosas. Nos manifestamos cada cierto tiempo pero no llevamos a cabo una lucha constante. Mi hijo tiene 20 meses pero si seguimos así no sé que voy a poder ofrecerle cuando tenga 20 años.

No se puede permitir recortar en educación ni en sanidad y que mientras tanto haya muchísimas personas cobrando unos sueldos desorbitados, esas personas cuyos hijos no van a tener problemas de educación pues pueden permitirse pagar el colegio más caro del mundo, mientras al resto de la gente pretenden meternos en clases con un gran número de niños y un número mínimo de profesores o de personal cualificado que pueda atenderlos.

Dicen que el amor de madre/padre mueve montañas, así que vamos a utilizar ese amor para que nuestros pequeños tengan derecho a una educación, a un puesto de trabajo, a una vivienda cuando sean mayores, y para que además ahora todos los niños tengan derecho a una alimentación digna, una ropa que ponerse, juguetes con los que jugar, derecho a una salud publica por la que todos esos sanitarios siguen luchando.

No nos podemos quedar de brazos cruzados mientras nos están quitando todo lo que tenemos, si no nos ayudan desde arriba y no luchan por nosotros tenemos que hacerlo los de abajo, por nosotros, por nuestros hijos, por nuestros antepasados y por un futuro en condiciones que poder dejar cuando ya no estemos aquí.

“El Mundo que dejaremos a nuestros hijos dependerá de los hijos que dejaremos a nuestro mundo” Javier Urra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This