Hace mucho tiempo que tengo pendiente escribir acerca de esto, pues es de las mejores cosas que hemos conocido desde que somos papás, y por ello creo que es importante darlo a conocer, sobretodo a papás con bebés recién nacidos o a otros que vayan a serlo pronto.

Os cuento que cuando estaba embarazada, un escritor muy reconocido en este país que lleva toda la vida tratando con niños y jóvenes, me propuso escribir un libro, y así lo hice. Es algo que de momento teníamos los dos entre manos; pero tal y como está todo actualmente, los temas editoriales, sobretodo de gente nueva, están bastante paralizados; por ello he decidido compartir de vez en cuando con vosotros algún fragmento de dicho libro (el cual tarde o temprano, de un modo u otro, espero que se publique). Aquí os dejo la parte dedicada a los temidos cólicos del lactante, espero ayudaros, para nosotros fue una maravilla conocer este método: el Método Rubio.

Para comenzar con alguno de los temas más comunes en el primer mes de vida del bebe, me gustaría mencionar uno en especial que suele ser motivo de grandes molestias en la mayoría de los bebes, y a su vez motivo de preocupación y malos ratos de la mayoría de los padres: los famosos cólicos del lactante.

No todos los bebes los sufren, pero si una gran parte de ellos, y suelen comenzar aproximadamente a partir de los 15 o 20 días, aunque en algunos casos aparecen más tarde y en otros antes.

Mi hijo fue uno de los “afortunados” que no se libran de padecerlos y se pasa realmente mal, tanto ellos como nosotros.

Los cólicos son espasmos y contracciones que se producen en el intestino, lo cual genera dolor en el niño y le hace encogerse y estirar las piernas continuamente, a la vez que llora de un modo muy angustioso. Además de ello existe mucha dificultad para expulsar gases y para hacer caca.

Hay niños que sufren los episodios todos los días a la misma hora (suelen darse más por la noche), otros a lo largo del día…por ejemplo en el caso de mi hijo cada vez que hacía la digestión. Esto repercute en el sueño, en la alimentación y en todo su estado general.

Los pediatras no suelen facilitar ninguna solución sino que piden paciencia hasta que el aparato digestivo termine de formarse de modo correcto entre los 3 y los 4 meses, pero para un padre o una madre son muchos meses de sufrimiento, y entonces es inevitable que comience la búsqueda de todo tipo de soluciones.

En nuestro caso probamos infusiones con extractos de manzanilla (que le iban bien para calmarse pero no solucionaban el problema) y mil cosas más, hasta que una amiga nos habló del Método Rubio, ¡¡bendito método Rubio!!.

Domingo Rubio fue su creador; se trata de un método en el cual por medio de masajes totalmente indoloros para el bebé van trabajando toda la zona ayudándole a elastificarla, a eliminar atascos…los bebes se relajan mucho en la sesión, la mayoría se duermen, y expulsan muchos gases, además de hacer caca, con lo cual sólo después de la sesión que dura entre 30 y 45 minutos ya son personitas nuevas.

Se realizan dos sesiones, en algunos casos especiales (como el de mi peque) tres, separadas por 5 o 7 días entre ellas.

Me parece un método importantísimo de dar a conocer porque realmente es algo maravilloso. En el caso de nuestro hijo los cólicos desaparecieron por completo y comenzó a comer mejor, a dormir mejor incluso a estar mucho más relajado y feliz. En otros casos los cólicos no desaparecen completamente pero si que se consigue una mejoría notable. “

Hay profesionales que lo imparten en toda España, esta es la clínica a la que nosotros fuimos en Zaragoza: http://metodorubiozaragoza.es

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This