Todos los que me conocen saben cómo es mi hijo, un terremoto andante, jeje; es un niño muy nervioso y movido, que se lo pasa genial al aire libre, bien sea en el parque, en el jardín, con juegos y deportes de movimiento…pero que en casa, a la hora de estar con sus juguetes no se divierte con nada.

Ya de normal los niños se suelen entretener poquito rato con el mismo juguete, necesitan cambiar y explorar constantemente, y si además se trata de un niño nervioso y movido mucho más.

En casa teníamos una habitación libre y la convertimos en un “cuarto de juegos” para Álvaro desde que tenía algo menos de un año.

Allí hemos jugado juntos y pasado momentos muy divertidos, pero cuando los papás tienen que hacer algo y es momento de jugar sólo no hay “cuarto de jugar” que valga, puede tener distintas cosas a su alcance, pero al final sólo hay una que llama su atención: el tambor y los instrumentos (ya desde bien pequeño ha tenido los mismos intereses…)

0598,0,0,0,298,256,599,1,0,50,23,0,0,256

A Álvaro le encanta la música, y por ello en casa la trabajamos mucho, lo llevamos a iniciación musical…pero claro, considero que también es importante que pueda experimentar en casa con otras cosas, y por ello se me ocurrió crear una pequeña tabla para los días de la semana, de ese modo cada día juega con un tipo de juguete distinto y puede ver si hay algo más que le resulte interesante; esta es la tabla que hemos hecho para casa:

LUNES: Juegos de construcciones

MARTES: Instrumentos

MIÉRCOLES: Coches

JUEVES: Herramientas

VIERNES: Puzzles

SÁBADO: Instrumentos

DOMINGO: Lo que él elija

Además, desde luego, a lo largo del día tiene todos los juguetes a su disposición, y tiene muchas más opciones (incluidas alguna muñeca, una cocinita…).

Dedicamos también ratitos a dibujar, pintar, jugar con plastilina…o a experimentar con otros productos (os hablaré pronto acerca del juego heurístico)

También hemos introducido una nueva rutina al llegar a casa para que después de los nervios del colegio y el parque pueda volver un poquito a la calma: relajación. He descargado una App gratuita de sonidos aptos para relajarse y con ella nos tumbamos un poquito en la alfombra antes de sacar los juguetes, apagamos la luz, pensamos en algo bonito y respiramos juntos. Sólo llevamos unos días haciéndolo y ya se ha enganchado, le encanta.

Por otro lado, algo que me parece importantísimo: un ratito de juego juntos en exclusiva todos los días, sin móviles ni distracciones. Es necesario que aprendan a jugar solos, pero también lo es que puedan disfrutar de un ratito de juego con sus papás, pues ese tiempo es muy necesario y gratificante tanto para ellos como para todos nosotros.

alvaro movido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This