Todos los años nos gusta hacer una pequeña escapadita en Navidad; este año estuvimos dudando entre varios destinos pero al final nos decidimos por Teruel. Es una ciudad muy bonita que está cerca de Zaragoza y que no habíamos visitado más que en dos ocasiones para disfrutar de sus fiestas; esta vez queríamos conocerla en familia, además mi amiga Alicia de LineaTours Beniel, a quien vuelvo loca con todos nuestros viajes, había estado en un hotel perfecto para ir con niños allí y además habían sacado una oferta muy interesante así que no había más que pensar.

1935125_792029984257531_7957389933259751720_n

Alojamiento: Spa Hotel Ciudad de Teruel

El Spa Hotel Ciudad de Teruel es un hotel perfecto para ir en familia y disfrutar de esta ciudad y de sus alrededores. Os he dejado en mi canal de YouTube un video donde podréis ver con detalle todos sus servicios, pero ya os adelanto que tiene un Spa para niños, otro para adultos, una sala con juegos y piscina de bolas, cine…todo lo necesario para pasarlo allí en grande en familia.

Las habitaciones, por lo menos en la que estuvimos nosotros, son muy básicas pero están bien para lo necesario que es descansar un poquito (no me gustó que los armarios no tuvieran puertas 😉 ), y la comida también nos resultó algo justita. Teníamos media pensión, y por la noche cenábamos allí en su buffet; estaba muy bien porque estaba adaptado para niños: patatas, pasta, arroz, pizza, hamburguesas, perritos calientes, diversos postres, yogures…pero la calidad de la comida estaba algo justa esos días (comida fría, las patatas duras…) no somos muy exquisitos para estos temas, pero sí que es algo que me pareció que se podría mejorar un poquito, a lo mejor por falta de personal esas fechas pues sólo había una chica para todo el salón más el personal de cocina. En el desayuno también había diversas opciones, me gustó mucho la opción de tener churros, pero lo mismo, o los conseguías recién sacados que estaban calentitos o si ibas tarde a desayunar te tocaban ya bastante duros y fríos.

De todos modos para nosotros lo importante de este hotel era poder disfrutarlo en familia y para eso tiene muchas opciones, de echo el primer día ni salimos de allí y nos gustó tanto en general que prometimos volver.

Aquí os dejo el video para que podáis conocerlo mejor en el que además encontraréis también cositas de las excursiones y actividades que realizamos. Os cuento además que el Spa de adultos y el Dinospa tienen opción de acceso aunque no te alojes en ese hotel (de echo el precio del Dinospa no me pareció caro pues era de 10 euros para una hora y cuarto).

Visita a Teruel

Como os cuento en el video la visita a Teruel es obligada. El hotel está en un polígono; está pegadito a la ciudad pero como hay carretera de por medio, o toca coger el minibús que ellos proporcionan de forma gratuita, o hay que coger el coche. Se puede aparcar cerca de la estación y acceder al centro bien sea por La Escalinata o por un ascensor que hay al lado de la misma.

La visita a la Plaza del Torico y al centro de la ciudad es obligada, y si podéis hacerla en el tren turístico mejor que mejor, cuesta 3´50 euros para los adultos y dura unos 45 minutos; es una forma diferente de hacer turismo con los peques, además en invierno el tren está cubierto y no se pasa frío en él. Los menores de 4 añitos no pagan y tienen incluso zona al final del tren para poder dejar los carritos.

Comer en Teruel

Para comer sin duda os recomiendo el Restaurante Los Aljibes, está al lado de la Plaza del Torico, en los bajos del hotel que lleva este mismo nombre y se come de maravilla. La comida es casera, hay muchas opciones para elegir a buen precio y los niños pueden tomar cualquiera de los platos del menú. El primer día nos atendió un camarero muy agradable (con pelo largo, no sé su nombre 🙂 ) y entre lo bien que comimos y lo agradables que fueron no dudamos en volver al día siguiente.

Camino Natural del Guadalaviar

A tan sólo 4 km del hotel se encuentra San Blas, es un pequeño municipio/barrio de Teruel desde el que sale una de las rutas para hacer senderismo más bonitas de la zona. Es una ruta que va por el río Guadalaviar hasta el Embalse del Arquillo que seguro disfrutáis mucho en familia.

guadalavoiar

Se comienza desde donde os indico en la foto, pasada esa señal (donde está la flecha) encontraréis dos pequeñas zonas de parking y a partir de ahí podéis comenzar a disfrutar. Hay un punto en el que la ruta os da opción de seguir por abajo, cerquita del río, o por arriba (en la señal indica “vistas panorámicas”), nosotros fuimos por arriba pensando que así llegaríamos al Embalse pero lo único que hicimos fue subir demasiado alto y luego tener que volver a bajar. Las vistas son chulas pero con mi vértigo y con el niño hubiera sido mejor hacer la ruta baja que además era más cortita y de ese modo hubiéramos llegado mejor al Embalse. Hay pasarelas y paisajes muy bonitos, son unos 7 km en total y merece la pena hacerla, aunque no sea entera, a los niños seguro que les gustará.

 

Albarracín

Albarracín es una de las poblaciones más visitadas de nuestro país, tiene muchas opciones de cositas para ver y visitar, sólo perderte en sus calles ya es increíble. Mi recomendación es que al llegar os dirijáis a la Oficina de Turismo, os atenderán muy bien y allí os darán las indicaciones necesarias de lo que podéis hacer según las edades con los niños.

Podéis ir por la muralla si no son muy pequeños, buscar pinturas rupestres, visitar la zona perteneciente al Territorio Dinópolis, ver los restos del Acueducto, visitar sus museos, realizar visitas guiadas o hacer su ruta fluvial, que es la opción por la que optamos nosotros, entre otras muchas cosas.

Dinópolis

Dudamos mucho sobre si visitarlo o no y al final decidimos no hacerlo y esperar a que Álvaro fuera un poco más mayor (ahora tiene casi 4 años). Las entradas son carillas, pero con el agua de Lunares sacan de vez en cuando promociones que te dan opción de conseguir entradas gratuitas, así que ese no era un gran problema, de echo ya teníamos una entrada gratis; pero hablando con varias personas que lo visitaron decidimos esperar pues nos dijeron que las maquetas son muy grandes y reales, cosa que está genial pero que sabíamos que a nuestro hijo iba a darle miedo; que no hay mucha atracciones para los peques, y que lo mejor son sus actuaciones y museos, cosa que ahora Álvaro no iba a disfrutar.

Por lo tanto sí es un lugar interesante que visitar pero creímos mejor hacerlo cuando Álvaro se comenzara a interesar por los dinosaurios y fuera un poco más mayor.

Otras opciones de actividades en Teruel

El Museo Minero de Escucha, por ejemplo, es otra de las visitas interesantes que podéis hacer con los niños y que a nosotros también nos quedó en el tintero pues que tiene una pinta estupenda.

Otra opción es la actividad del Mundo de los Caballos en la Sierra de Albarracín que permite disfrutar a los niños de la naturaleza, buscar caballos que se encuentran en libertad y disfrutar de un paseo en familia para culminar el día.

Estas son algunas de las actividades que hacer en la provincia de Teruel, pero de todos modos os recomiendo visitar también este blog que descubrí en mi búsqueda de información antes del viaje llamado Allá Vamos donde hay multitud de ideas de actividades y rutas para pequeños y mayores esta provincia.

IMG_20151228_124630

Y ya sólo me queda desearos que disfrutéis si vais a visitar Teruel o invitaros a hacerlo si todavía no entra en vuestros planes. Estoy segura de que os encantará 🙂

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This