Esta semana he cumplido 20 semanas de embarazo, he llegado a la mitad y hay días que todavía me cuesta creer que por fin lo hayamos conseguido. Quien iba a decirme a mí aquel 29 de febrero cuando escribía este post después de 20 meses de búsqueda, que ese, por fin iba a ser mi mes.

IMG_2245

Se me ha pasado muy rápido este tiempo, la verdad que no es lo mismo el ritmo de vida que se lleva con el primer hijo que con el segundo, con este quieras o no, no paras, y más trabajando…Ahora me “enfrento” a esta otra mitad con más calma, ya estoy de baja por riesgo en el embarazo y llevo un ritmo de vida mucho más tranquilo.

De momento está siendo un embarazo muy diferente al de Álvaro y es algo que muchas veces también me cuesta creer. Con Álvaro tuvimos dificultades desde el primer momento: reposo, sustos, problemas de crecimiento, contracciones tempranas, ingreso por amenaza de parto prematuro…y la verdad no me creo haber podido hacer vida normal hasta este momento y que en todas las visitas al médico haya podido escuchar un “está todo bien” sin ningún “pero” que termine la frase hasta este momento. Además esperamos una niña y eso me ha hecho todavía más feliz si cabe pues, no os voy a mentir, me hacía mucha ilusión traer una nena a la familia. Tengo un niño que no cambio por nada y si hubiera sido otro chico me hubiera hecho también muy feliz, pues, sonará a tópico pero lo que más me importa es que todo vaya bien, pero sí, soy una de esas personas a las que les hacía mucha ilusión tener “la parejita” y así será en noviembre con la llegada de Inés.

Además Álvaro está muy contento con su papel de hermano mayor, y ya está contando los meses que faltan para la llegada de su hermana. Sé que luego no será todo tan bonito como él imagina, y habrá momentos en que la llegada de Inés no le parezca tan buena idea, pero para eso estamos nosotros, sus papás, para apoyarlo, para abrazarlo cuando necesite e intentar comprenderlo y ayudarlo como mejor podamos.

Tengo “miedo” de lo que pueda venir en esta nueva mitad de embarazo, por supuesto, como cualquier embarazada y como una a la que le vinieron muchas cosas en el segundo y tercer trimestre de su anterior hijo, pero también tengo confianza de que todo va a ir bien. Esta vez está siendo todo diferente y estoy convencida de que así seguirá siendo. Ahora toca comenzar a preparar poco a poco todo para la llegada de Inés.

Sé que falta todavía pero ya me muero de ganas de poder abrazarla y tenerla entre mis brazos 🙂

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This