En esta vida hay dos tipos de personas: las que se conforman con lo que tienen y las que luchan por lo que quieren, Nuria Gomá es una de las segundas. La conocí gracias a una entrevista que le hicieron en el número de marzo/abril de Women´s Health, y su historia me cautivó, así que enseguida contacté con ella para ver si quería concederme una entrevista para mi blog y me dijo que sí, así que aquí la tenemos, os recomiendo que sigáis leyendo pues su historia os va a gustar y a inspirar.

NURIA

¿Cómo era tu vida antes del kitesurf?

A los 19 años entré a trabajar en un banco, y terminé mis estudios mientras los compaginaba con el trabajo. Vengo de una familia humilde con tradición banquera: mi padre trabajó en ese mismo banco durante casi 40 años, de los 5 hermanos que somos (yo soy la pequeña) 3 también hemos trabajado en la misma entidad y los otros dos no porque no pudieron pasar las pruebas. Todo esto te lo cuento para ponerte en situación de la importancia que tenía en mi familia el hecho de trabajar en el banco (no era sólo un empleo sino que era “quien” había permitido a mis padres sacar la familia adelante).

Así pues, a vista de todos, yo era una hija ejemplar y responsable, y la típica que mientras sus amigas medio estudiaban y salían de fiesta, yo ya curraba 6 días a la semana, tenía responsabilidades y con 22 años un novio estable e incluso una hipoteca. En definitiva llevaba una vida con 20 años más propia de una persona de 40.

Nunca había dado problemas o preocupaciones a mis padres (estudiante con buenas notas, trabajo estable y bien posicionada, novio, casa…). Yo siempre digo que toda esta disciplina  me vino dada ya de muy pequeña cuando practicaba gimnasia deportiva. A lo largo de mi vida he practicado muchos deportes. Empecé con 6 años con la gimnasia deportiva y de los 8 a los 10 entrenaba ya 4 horas al día. Luego vinieron 10 años de atletismo hasta que una lesión me retiró de la competición. Lo siguiente fue el Triatlón, animada por mi novio que también lo practicaba. Fue en ese momento que empecé con el Kitesurf.

¿Cómo comenzaste con el kitesurf?

La verdad es que no empecé con el Kite porque creyera que era un deporte super chulo y emocionante (en ese entonces, sobre el 2004, apenas lo practicaba nadie) sino que fue porque mi chico lo practicaba y yo me di cuenta que o le daba una oportunidad o me pasaría muchas hora sentada en la playa, tapada con una toalla porque el viento no paraba de levantar arena que me daba en la cara y las horas de espera y aburrimiento seria máximo 😉 Así que en el 2004, con 25 años hice el curso de kite y empecé a practicarlo esporádicamente como hobby los fines de semana que había viento.

Poco a poco el deporte me fue enganchando y aprovechaba las vacaciones también para ir a sitios de viento y así poder practicarlo.

 

Screen Shot 2017-04-01 at 20.51.27

 

¿Qué fue lo que te impulsó a dar ese gran paso?

Paralelamente mi carrera en el banco también iba progresando al igual que incrementaba la presión y las horas que pasaba en la oficina. Llegó un momento en el que trabajaba 12 horas al día, de 8am a 8pm cada día, apenas veía el sol porque entraba cuando todavía era de noche y salía de noche otra vez. Evidentemente eso empezó a afectar también mi relación con mi pareja…llegaba a casa estresada, de mal humor, dejé de tener vida social… 

Me di cuenta que el kite era lo único que me hacía desconectar de todo, era entrar en el agua y a los dos minutos desconectar de todo…¡tenéis que probarlo! Con el kite eres sólo tu y el mar, todo naturaleza, sin ruidos, sin estrés…

La situación en el banco llegó a ser casi insoportable y yo me despertaba en medio de la noche con taquicardias o pensando “mierda se me olvidó hacer esto o lo otro”. También tuve un par de ataques de ansiedad, estaba triste…en definitiva, no era feliz. 

Hay gente que tarda toda su vida en darse cuenta que no son felices, y a veces cuando lo hacen ya es demasiado tarde. Yo tuve la suerte de darme cuenta a los 30. Yo lo que no quería era despertarme un día, con 70 años y darme cuenta de todas las oportunidades que había perdido, que había malgastado mi vida… Si hay algo que he aprendido despues de trabajar más de 10 años en un banco es que una de las pocas cosas que no se pueden comprar con dinero es el tiempo, y el tiempo vuela, pasa super rápido. Yo creo que en mi caso se juntaron tres factores que me ayudaron a dar el paso:

– el estrés en el banco

– mi gran pasión por el kitesurf

– y ¡¡cumplir los 30!! jeje Hay gente que habla de la crisis de los 30, supongo que es esa edad en que empiezas a pensar que quieres hacer con tu vida, acostumbra a ser la edad para centrarse, y prepararte para el resto de tu vida, bueno, en mi caso me ayudó a abrir los ojos y a dar el paso para perseguir mi sueño: convertirme en Kitesufista Profesional.

¿Cuál fue la reacción de tu entorno cuando les comunicaste tu decisión?

Ya os podéis imaginar la reacción de mis padres cuando les comuniqué la noticia. Todavía me acuerdo donde estaba sentado mi padre y mi madre el día que les fui a comunicar que dejaba el banco. Sé que todos los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, pero el hecho de que no me apoyaran con mi decisión me dolió mucho. Me dijeron que estaba tirando mi vida por la borda, que en qué estaba pensando que ya no tenía 20 años, que no habían hecho el esfuerzo de pagarme mis estudios para ahora echarlo todo a perder. Ese día me fui llorando de casa… Mi madre lo entendió un poco más porque en los últimos meses me veia super triste pero mi padre se lo tomó peor. Enfrentarme a mis padres fue probablemente lo más dificil. Tampoco encontré apoyo en mis amigos, me decían que si estaba loca, que la gente estaba perdiendo sus empleos y yo me permitia el lujo de dejar el mio para “irme todo el dia de vacaciones a hacer kite”. La única persona que me apoyó desdel principio fue mi novio, el fue el que me dijo: “pero Nuria, mírate…no ves que no puedes seguir así…solo tienes 30 años…¿tu te ves el resto de tu vida haciendo lo que haces ahora…?”.

Sin duda alguna puedo deciros que dejar el banco ha sido la decisión más dificil que he tomado en mi vida porque tienes miedo al que pasará…en mi caso no fue solamente la decisión de intentar convertirme en kitesurfista Profesional (cosa de por sí ya bastante difícil) sino que además yo tenía mucho “por perder”, un muy buen trabajo fijo con un buen sueldo que me daba una estabilidad y seguridad económica que muchos envidiarían, pero al final del día, y lo que más importa es que yo no era feliz con esa vida.

 

Screen Shot 2017-04-01 at 20.51.48

 

¿Qué sentiste al tomar esa decisión?

El día que firmé la renuncia y salí por la puerta sentí un alivio inmediato, como si me hubieran quitado unas cadenas que me tenian presa, como si me hubieran quitado 100kgs de encima, y toda esa incertidumbre y miedo se convirtió en alegría absoluta que me recargó las pilas. Me sentí liberada y con unas ganas increíbles de comerme el mundo. Tenía un objetivo muy claro y nada me pararía hasta conseguirlo. 

¿Qué les dirías a las personas que están en una situación similar pero tienen miedo de dar el paso?

Cuando tienes un objetivo en la vida o una motivación muy grande, la pasión es tan fuerte que creedme, tardaréis más o menos en lograrlo pero lo vais a conseguir. Cuando eres feliz te invade de una energía y una fuerza que te hace capaz de luchar por lo que realmente quieres.

No dejéis que el miedo acabe con vuestros sueños sin nisiquiera haberlo intentado.

(Yo personalmente siempre digo que es mejor arrepentirse de haber hecho algo que de no haberlo intentado nunca)

Muchos han sido los comentarios criticando mi decisión, pero en el fondo creo que es porque esa gente no es lo suficientemente valiente para tomar la decisión que yo tomé. A toda esa gente que se queja de su vida siempre les contesto lo mismo, “si hay algo en tu vida que no te gusta, cambialo!”.Sed valientes, os aseguro que vale la pena!

¿Cómo es tu vida en este momento?

Este año me estoy tomando un descanso del mundo la competición hasta que decidan si el Kitesurf entra a las Olimpiadas de Tokio 2020. En estos 7 años he logrado mucho más de lo que hubiera podido nunca imaginar (4 títulos de Campeona de España y un tercer lugar en el Mundial en 2013). En 2017 estoy centrada en hacer videos de viaje para sponsors, siempre relacionados con el Kite (Islandia, Brasil, Islas Virgenes…) y también me dedico a hacer de entrenadora personal, private coaching, a altos empresarios por todo el mundo. 

Es un placer indescriptible cuando puedes hacer de tu pasión tu trabajo, porque realmente no lo sientes como un trabajo del que necesites vacaciones.

Antes vivia esclava de una sociedad que nos dicta lo que tenemos que hacer para ser aceptados, solo podía soñar en una vida como esta; ahora vivo mi propia vida, una de verdad, la vida de mis sueños donde no recuerdo la última vez que estuve atrapada en medio del trafico, ni recuerdo la última vez que me perdí una puesta de sol, porque estoy demasiado ocupada con las cosas que realmente son importantes para mi

He llegado a la conclusión de que vivimos dos vidas, y la segunda empieza en el momento en que te das cuenta que sólo tenemos una. Por eso mi lema y el mensaje que intento difundir es el “Just One Life”, una sola vida…

Aquí te dejo el video que grabé una semana después de dejar mi trabajo:

Mi cambio llegó al convertirme en madre, ahí me dí cuenta de lo valiosa que es esta vida y de lo importante que es llenarla de momentos. Es cierto que no podemos hacer todo lo que soñamos (en mi caso me dedicaría a viajar por todo el mundo con mi familia, sin obligaciones de colegios ni trabajos, enseñando a mis hijos cosas por medio de experiencias con el mundo en el que viven), pero esto es un sueño demasiado complicado, hay muchas cosas que nos atan a las obligaciones de este mundo que pesan demasiado como para dejarlas, pero aunque no puedo cumplirlo sí puedo ayudar a que mi vida ahora, a pesar de tener dichas obligaciones sea mucho mejor, al igual que la de mis hijos; y que podamos llenarla de momentos increíbles, de sueños cumplidos.

Vivimos en un mundo demasiado difícil y complicado, en el que no sabemos lo que pasará mañana; tenemos una vida que no sabemos lo que va a durar, así que simplemente hay que disfrutarla. Algo que defiendo siempre y seguiré haciendo hasta mi último día aquí son los momentos, eso es lo que quiero llevarme, nada más, y por eso admiro a gente como Nuria que un día decidió que no estaba aquí para vivir deprimida o agobiada sino para disfrutar de esta vida del mejor modo posible; para ella fue el kitesurf y consiguió su sueño…

Y para ti, ¿cuál es? ¿qué es lo que quieres en esta vida? piénsalo y luego actúa, adapta tus sueños a tu situación actual, cambia lo que puedas y haz todo lo necesario para ser plenamente feliz.

 

Screen Shot 2017-04-01 at 20.54.34

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This