Podría haber puesto cualquier nombre a este post, pero en realidad este viaje fue eso: una escapada, un huir de la rutina, un necesitamos desconectar de todo para conectar con nosotros mismos y centrarnos simplemente en disfrutarnos. Y eso nos pasa a menudo, por eso intentamos viajar, aunque sólo sea uno o dos días mínimo cada dos o tres meses.

La rutina nos envuelve casi sin darnos cuenta, sobre todo en invierno, que nos metemos en casa mucho antes. Cuando llegan los niños, además de la rutina aparece el estrés, porque es complicado gestionar todo lo que tenemos que hacer, y además conseguir estar con nuestros hijos el tiempo necesario. Así que muchas veces la casa termina volviéndose caótica y es necesario salir unos días para reencontrarnos con nosotros mismos.

 

 

Yo no tenía vacaciones, pues la guarde sólo cierra los festivos nacionales (y el mes de agosto, eso sí 🙂 ), pero pedí un día de asuntos propios, y de ese modo conseguimos escaparnos cuatro días a pasar la Nochevieja fuera de casa.

El destino elegido fue Isla, en Cantabria, queríamos un sitio tranquilo, con naturaleza y si tenía playa mejor. Cantabria es preciosa, igual que Asturias, Galicia…así que creo que cualquier destino elegido allí será siempre un acierto.

 

 

Nos decidimos por Isla porque descubrimos, navegando por google, unos apartamentos muy chulos, que además disponían de zona de spa, piscina climatizada, sala de juegos…lo cual sería un plus teniendo en cuenta que anochece temprano y nos tendríamos que meter pronto en el alojamiento.

El apartamento era precioso. No hice fotos porque enseguida estaba todo lleno de maletas y cacharros de los peques, pero eran tan cual habíamos visto en la web, así que podéis haceros una idea visitando este enlace.

 

 

Están en la parte del casco viejo de Isla, rodeados de montañas, naturaleza, y de silencio; pero teniendo todo lo necesario para disfrutar de una estancia super agradable.

Para bajar a Isla pueblo, o visitar las playas había que coger el coche, pero no tardábamos más de 5 minutos en llegar.

En Isla pueblo estaba el supermercado (al que fuimos un par de veces, una de ellas a comprar uvas, que no las habíamos llevado :-), y también una playa con unas vistas impresionantes y un paseo precioso por el que fuimos a caminar el día de Año Nuevo a las 10 de la mañana…ya sabéis que los niños no entienden de festivos, y el 1 de enero a las 7 de la mañana ya estábamos todos en pie.

 

 

Además a otros 5 minutos del apartamento se encuentra la Playa de las Arenas, también preciosa, en la que disfrutamos de grandes momentos de juego.

Hacía frío, pero no fue un impedimento para divertirnos y despedir el año del mejor modo posible, divirtiéndonos, jugando, y corriendo para que no nos pillaran las olas (no lo conseguimos, terminamos todos excepto Inés, con los pies mojados).

 

 

Nos hizo buen tiempo por las mañanas y llovía por las tardes, así que aprovechábamos entonces para disfrutar de la piscina, el spa y la sala de juegos de los apartamentos.

Como os decía cualquier destino en Cantabria me parecería totalmente recomendable para viajar en familia. Es un lugar en el que poder desconectar, a la vez que disfrutas de infinidad de actividades, y en el que tienes unidas la playa y la montaña.

Los apartamentos en los que nos alojamos nosotros se llaman Apartamentos Spa Isla, y os dejo aquí el enlace por si queréis echar un vistazo pues son muy recomendables y además tienen un buen precio. Os los recomiendo sobre todo en épocas como otoño o primavera (e incluso invierno como hicimos nosotros). En verano, si vais, tenéis que tener en cuenta que hay que coger el coche para bajar hasta las playas, que eso para nosotros sí es inconveniente porque con los niños nos gusta estar siempre en primera o como mucho segunda línea de playa; pero el resto del tiempo: muy recomendables.

 

 

Y colorín, colorado, ¡este viaje se ha acabado!, el siguiente que vamos a hacer será a Madrid, porque voy a impartir unos talleres vivenciales para familias muy interesantes en Baby Suite by Pau, si queréis más información enviarme un email y os cuento todo.

Y después de ese tenemos más pendientes por supuesto, este año con viaje en avión incluido, que si me seguís hace tiempo sabréis que le tengo pánico como os contaba en este post, pero es poco ratito, Álvaro tiene muchas ganas de ir en avión de nuevo, y el destino es de ensueño… Seguiremos informando 🙂

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies

EL 31 DE JULIO CERRAMOS LA TIENDA ONLINE. ¡¡Disponibles todos los talleres al 50%!! Descartar

Share This