Hace un mes que mi vida dió un giro muy importante, hace un mes que conseguí cumplir un sueño que perseguía desde hace años. Todavía no os lo había contado, y me apetecía mucho poder compartirlo con vosotros antes de “irnos de vacaciones”.

 

 

Hay personas que sueñan con trabajar alguna vez en su vida en empresas como Apple, Facebook, Google…yo tenía claro donde estaba mi sueño, desde que terminé de estudiar Educación Infantil, allá por el año 2006 mi mayor objetivo laboralmente hablando, era trabajar en las oficinas de Imaginarium, más concretamente en el Departamento de Producto, y ¿sabéis qué?: hoy puedo decir que lo he conseguido, que llevo un mes en el trabajo de mis sueños.

 

Siempre he admirado esta empresa, fueron pioneros en los juguetes y juegos educativos, y en fomentar e inculcar, a través de ellos valores muy importantes en la infancia.

Como sabéis soy una fiel defensora del juego en la infancia, es el modo que los niños tienen de aprender, de descubrir el mundo; un derecho para todos los niños, vivan donde vivan. De hecho en Navidad, estuve impartiendo en mi ciudad varias charlas sobre este tema, en las que destacaba lo importante que es el juego para los niños.

Jugar es imprescindible para los niños, y jugar con sus padres todavía más. Yo tengo un objetivo que me marqué hace mucho tiempo y que intento cumplir todos los días: jugar un ratito con mis hijos. Da igual si podemos hacerlo mucho o poco tiempo, pero lo que no da igual es pasarlo por alto. Esos momentos de juego en familia son mágicos, y es algo que todos recordaremos dentro de unos años cuando (y lo siento si sueño agorera, pero así será) nuestros hijos sean mayores, sólo vengan a casa de vez en cuando a visitarnos y ya no tengan muchas ganas de pasar tiempo con nosotros.

Sí, lo sé, da mucho vértigo pensarlo, pero ese momento llegará, y como siempre digo, entonces ya tendremos tiempo de poner lavadoras y limpiar; pero lo que nos perdamos ahora ya no volverá nunca más.

 

 

Siempre he tenido claro que niños y papás serían las personas con las que trabajaría, y después de más de doce años trabajando en escuelas infantiles, la gente se sorprende mucho con este cambio, pero en realidad el rumbo no es tan distinto, ahora formo una pequeña parte del gran equipo que crea sueños y magia y que la transporta a las casas en forma de juguetes.

Tenía muchas expectativas respecto a Imaginarium, como os digo, eran muchos años soñando con pertenecer a esta empresa, y tengo que decir, que el mes trabajando allí las ha superado con creces. Como se mima todo el proceso, como se cuida todo, y como se pone todo el cariño del mundo y el corazón para que las familias y sobre todo los niños puedan disfrutar con nuestros juguetes.

Ya os había hablado de ellos en otras ocasiones, y recomendado productos…porque en casa siempre hemos sido muy fans, y tenemos medio catálogo, pero ahora que todavía estoy mucho más cerca, os podré ir recomendando cositas que me parezcan perfectas para vuestros peques. Estoy preparando un post con mis recomendaciones favoritas que compartiré con vosotros la semana que viene.

 

Mientras tanto os deseo una feliz semana, y unos felices días de playa y piscina también, ahora que por fin nos ha llegado el calorcito 🙂

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies

EL 31 DE JULIO CERRAMOS LA TIENDA ONLINE. ¡¡Disponibles todos los talleres al 50%!! Descartar

Share This