Hoy Inés cumple dos años, y no os podéis imaginar la cantidad de imágenes que pasan por mi cabeza…

 

 

Veo aquel momento en el que decidimos que queríamos tener otro hijo, veo aquellos test blancos que siempre daban negativo, veo los nervios, el miedo…

Veo aquel momento en el que me dí cuenta de que me estaba hundiendo demasiado, ese día en el que decidí que necesitaba contar con el apoyo de alguien profesional que me ayudara a hacer aquel proceso mucho más llevadero (gracias Patricia 🙂 )

Veo como si fuera ahora esa semana en la que tratamos en la consulta el embarazo y el parto de Álvaro, resulta que había sido muy traumático, y yo ni siquiera había sido consciente de hasta qué punto me había afectado…qué curioso, esa misma semana me quedaba embarazada…

Veo aquel momento en el que, mientras me alisaba el pelo, una leve sombra aparecía en el test de embarazo. Y aquel otro en el que a las 5 de la mañana se confirmaba que lo habíamos conseguido, y que después de 20 meses estaba embarazada…

Veo esas agujas de heparina que me tenía que pinchar cada noche, aquellas consultas al ginecólogo, aquellas ecografías, veo el momento en el que nos confirmaron que tendríamos una niña…

Veo el día en el que me puse de parto, y veo el parto más bonito que podía tener, aquel 27 de Noviembre, a las 10 de la mañana, aquel “mira, aquí está su cabecita, sólo un empujón más, esta vez tienes que hacerlo muy fuerte porque va a salir ya”, y salió, y nos cambió la vida para siempre.

 

 

Inés llegó para completar nuestra familia y no puede hacernos más felices, a todos, incluido a su hermano, que en un momento está diciéndole que estaba mejor de hijo sólo, y al segundo la persigue por toda la casa para decirle cosas bonitas y pedirle besos y abrazos.

Echo la vista atrás y me parece increíble que ya hayan pasado dos años, no han sido fáciles, porque siempre nos faltan horas en el día, porque a veces los peques nos lo ponen complicado, y otras muchas somos nosotros mismos con nuestro estrés y nuestro “no tengo tiempo de nada” los que hacemos todo más difícil, pero sin duda han sido los dos años más felices y más completos de mi vida.

Tengo salud y una familia estupenda de la que poder disfrutar, sea en momentos bonitos o estresantes y eso no puede hacerme más feliz. Sólo espero que podamos seguir sumando momentos juntos y aprendiendo unos de otros.

Hoy había pedido fiesta en el trabajo, como llevo haciendo en todos sus cumples de los peques desde que nació Álvaro, la idea era preparar la fiesta de esta tarde con calma, que Inés celebrara el cumple con sus amiguitos de la guarde…pero como los peques siempre nos preparan otros planes, se ha puesto malita, así que nos toca visita al pediatra y pasar la mañana juntas de un modo distinto al que me hubiese gustado 🙂

De todos modos tenemos mucho que celebrar, dos añitos no se cumplen todos los días, dos años desde que el puzzle de mi vida se completó, dos años viviendo el caos más bonito de mi vida, así que con virus o sin ellos, haremos de este 27 de noviembre de 2018, un día de lo más especial para todos, sobre todo para esta pequeña princesa.

 

 

¡FELICIDADES MI NIÑA, GRACIAS POR LLEGAR A NUESTRAS VIDAS, GRACIAS POR ELEGIRNOS, GRACIAS POR EXISTIR!

 

 

 

  • Estas fotos tan preciosas pertenecen a una sesión que nos hicieron para Imaginarium, y no podía quedarme sin compartirlas. Son obra de Mario Doñate, nuestro fotógrafo de producto. Gracias por captar estas imágenes tan bonitas y por dejarme compartirlas en un día tan especial como hoy 🙂

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This