Conoce todo sobre los celos entre hermanos

Así empezó todo, el mes pasado fue la primera vez que Álvaro expresaba lo que sentía respecto a su hermana. En ocho meses todavía no nos había dicho nada así, había notado los cambios, y los había expresado de diversas maneras, pero ese fue el primer día en el que Álvaro me preguntaba directamente sobre el tema.

¿Qué mundo dejaremos a nuestros hijos?

Decimos que queremos que nuestros hijos vivan en un mundo mejor y desde pequeños los estamos educando para competir, los comparamos con otros, criticamos a otras personas en su presencia, lo que les hace pensar que es algo normal. Muchos padres ven como sus hijos pegan, insultan, o tratan mal a otros niños y no hacen nada para evitarlo.

¿Tienes miedo a tus hijos?

Miedo, esa palabra que junto a la de “felicidad” nos invade desde el primer momento en el que nos enteramos de que vamos a ser padres. A los padres todo lo relacionado con nuestros hijos nos da un miedo enorme, cuando son pequeños respecto a su cuidado, salud y bienestar, y cuando son mayores a todo ello se une el miedo a su educación.

Los niños son niños, en todo el mundo

En casa no tenemos una economía, pero aún así a mis hijos no les falta de nada. A veces nos quejamos por no poder comprarnos un capricho que nos apetece mucho, o por no poder hacer ese viaje que tanta ilusión nos hace, pero no nos damos cuenta de que vivimos en una burbuja; porque hay niños en el mundo que ni siquiera tienen una cama donde dormir.

Diferencias entre uno y dos hijos

Con la llegada del primer hijo nuestras dudas giran en torno a nuestras propias capacidades: “¿estoy preparada?”, “¿seré buena madre?”, “¿sabré hacerlo bien?”; en cambio cuando decidimos aumentar la familia e ir en busca de un hermanito la mayoría de las dudas giran entorno a nuestro hijo: “¿tendrá celos?”, “¿podré seguir dedicándole tiempo?”, “¿llegaré a atender a los dos?”…

De vacaciones en la vida real

Durante una semana desconecté de todas las redes sociales y del propio ordenador, fue extraño, me sentía como si faltara a trabajar, como si hiciera algo que no debiera; pero a su vez me sentía libre, libre por no estar atada al mundo tecnológico como lo estamos últimamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This